REÍR ESTÁ BIEN PERO ADEMÁS…

…tiene múltiples efectos sobre la salud física, mental y psicológica de las personas. Aunque normalmente reír es un acto que transcurre en compañía de otros, todos nos hemos reído viendo una viñeta graciosa, una peli o incluso recordando una situación divertida.

Al reír se ponen en marcha muchos mecanismos en el cuerpo que ayudan a regular la presión sanguínea, el apetito y la digestión, mejora el estado de ánimos, es efectivo contra el estrés, tiene efectos analgésicos y sobre todo ¡divierte!

Reír es una manera de comunicarse, lo que podemos observar en los bebés pequeños cuando nos responden con una inolvidable sonrisa a nuestros gestos. Los campeones de la risa son, sin duda los niños: ellos se ríen hasta 300 veces al día, mientras los adultos vamos perdiendo ese hábito, quedándonos como mucho en torno a las 80 veces al día.

Nos provocan risa un chiste, una situación cómica, algunos recuerdos, el juego, y además, las cosquillas. Una buena sesión de cosquillas (en el suelo mejor, por la mayor libertad y el contacto que nos conecta con la tierra) en familia nunca está demás. Hasta en los momentos más tensos, de mucho estrés o aburrimiento, hacerse cosquillas unos a otros mejora las relaciones familiares, nos proporciona contacto físico extra, produce un efecto pacificador en momentos complicados entre hermanos y nos deja la mar de relajados.

No hace falta ser experto de la risa para provocar y sentir. Incluso una sonrisa puede cambiarnos un mal día, hace que estemos más receptivos a los demás. Una vida ajetreada nos impide muchas veces la sonrisa, nos la bloquea. Es bueno entonces, hacer el ejercicio de recordar lo bien que sienta que alguien nos ilumine con su alegría, pongámonos delante del espejo y regalémonos esa sonrisa para después poder beneficiar también a los que nos rodean. El paso siguiente a la risa, resultará más fácil.

Anuncios

Un comentario en “REÍR ESTÁ BIEN PERO ADEMÁS…

  1. Pingback: MoneMonkey Reír está bien pero además...

Los comentarios están cerrados.